Palomitas de maiz a la “Mieldecaña”

HISTORIA

Las palomitas de maíz, rosetas, poporopos (Guatemala), alborotos (Honduras), pochoclos (Argentina) o crispetas (Colombia) entre alguno de los muchísimos nombres con que se les denomina, están documentadas como alimento usual en culturas prehispánicas con más de 1.500 años a.C. Se hicieron populares a partir de las primeras máquinas (1885, Chicago) que las elaboraban fácilmente y se han comido indistintamente dulces o saladas.

 

Ingredientes:

1 bolsa de maíz para palomitas (microondas)
1/2 tacita de azúcar moscabado
2 cucharadas de AOVE
3 cucharas de “mieldecaña”
1/4 de cucharita de bicarbonato
1/4 de cucharita de vainilla

 

Elaboración

Elaborar en el microondas el maíz. Engrasar con el AOVE una bandeja de horno, extender las palomitas por la bandeja y meterlas en el horno precalentado a 150º C. Hacer el caramelo con el azúcar, el aceite y la “mieldecaña” en una sartén o cacerola llevada al fuego y, sin dejar de menear los ingredientes con una paleta o cuchara de madera. Cuando llegue al punto de ebullición, retirar del fuego, esperar que baje la ebullición y la temperatura (1 o 2 minutos. Si se tiene termómetro de cocina cuando baje a 125º C) e incorporar la vainilla y el bicarbonato, procediendo a batirlo enérgicamente hasta que tome una consistencia espumosa.
En ese momento, retirar las palomitas del horno y verter por encima de ellas el caramelo, y revolverlo muy bien con las palomitas, siempre con la cuchara de
madera. Cuando empiezan a enfriarse, hacer bolas.

Receta del libro de Fernando Rueda  “LA MIEL DE CAÑA EN LAS COCINAS TRADICIONAL Y CREATIVA”