Empresa

fábrica tradicional

Calidad selecta desde 1725

Cincuenta años después de los aciagos sucesos del Peñón de Frigiliana (junio, 1569), el quinto Señor de Frigiliana, Iñigo de Lara, se embarca en la repoblación de la villa, tomando el cultivo de la caña como argumento económico y así lo cuenta el historiador de la Casa de Lara, recogido por Purificación Ruiz García:  En los años siguientes se aplicó el Conde a adelantar la población de su lugar de Frigiliana, donde fabricó nuevas casas, llevo vecinos, plantó cañas y estableció trapiche para ingenio de azúcar. Muy posiblemente a partir de 1725 y sobre el trapiche mencionado el Conde de Aguilar y Frigiliana estaba construyendo un ingenio en esta población (…) para lo que solicitó cortar las maderas de las dehesas de Zafarraya y Alhama, iniciándose el amparo de la Ilustración el proceso de construcción sobre el trapiche preexistente del ingenio que hoy permanece y que ya funcionaba en 1728, como se refleja en la fundación del mayorazgo que hizo el conde de Aguilar y Frigiliana, Iñigo de la Cruz, conocido como Ingenio de San Raimundo. La escasa rentabilidad de las fábricas de azúcar, como se ha visto más arriba desde inicios del s. XIX, lleva al abandono de muchos ingenio y a la aparición en la década de 1840 de las llamadas maquinillas de fuerza hidráulica para la elaboración de miel de caña, de las que llegaron a levantarse cinco en Frigiliana. Sus propietarios se unirán y El 15 de diciembre de 1928 se formó la Sociedad De la Torre (…) El ingenio de San Raimundo, que fue como se llamó siempre el Ingenio de Fernán Núñez, hasta su nueva denominación de Nuestra Señora del Carmen, nombre con el que se sigue elaborando esa preciada miel sin la intervención de las abejas, reliquia de nuestro pasado, testigo gastronómico de un pueblo y parte de su carácter identitario.

 

 

 

 

Fernando Rueda en su libro “LA MIEL DE CAÑA EN LAS COCINAS TRADICIONAL Y CREATIVA”

fábrica tradicional

Calidad selecta desde 1725

Cincuenta años después de los aciagos sucesos del Peñón de Frigiliana (junio, 1569), el quinto Señor de Frigiliana, Iñigo de Lara, se embarca en la repoblación de la villa, tomando el cultivo de la caña como argumento económico y así lo cuenta el historiador de la Casa de Lara, recogido por Purificación Ruiz García:  En los años siguientes se aplicó el Conde a adelantar la población de su lugar de Frigiliana, donde fabricó nuevas casas, llevo vecinos, plantó cañas y estableció trapiche para ingenio de azúcar. Muy posiblemente a partir de 1725 y sobre el trapiche mencionado el Conde de Aguilar y Frigiliana estaba construyendo un ingenio en esta población (…) para lo que solicitó cortar las maderas de las dehesas de Zafarraya y Alhama, iniciándose el amparo de la Ilustración el proceso deconstrucción sobre el trapiche preexistente del ingenio que hoy permanece y que ya funcionaba en 1728, como se refleja en la fundación del mayorazgo que hizo el conde de Aguilar y Frigiliana, Iñigo de la Cruz, conocido como Ingenio de San Raimundo. La escasa rentabilidad de las fábricas de azúcar, como se ha visto más arriba desde inicios del s. XIX, lleva al abandono de muchos ingenio y a la aparición en la década de 1840 de las llamadas maquinillas de fuerza hidráulica para la elaboración de miel de caña, de las que llegaron a levantarse cinco en Frigiliana. Sus propietarios se unirán y El 15 de diciembre de 1928 se formó la Sociedad De la Torre (…) El ingenio de San Raimundo, que fue como se llamó siempre el Ingenio de Fernán Núñez, hasta su nueva denominación de Nuestra Señora del Carmen, nombre con el que se sigue elaborando esa preciada miel sin la intervención de las abejas, reliquia de nuestro pasado, testigo gastronómico de un pueblo y parte de su carácter identitario.

 

Fernando Rueda en su libro “LA MIEL DE CAÑA EN LAS COCINAS TRADICIONAL Y CREATIVA”

la sociedad "de la torre"

Ingenio Nuestra Señora del Carmen

La sociedad De la Torre, fue fundada en 1928 al adquirir un Ingenio (fábrica) donde se elabora miel de caña desde 1630 y cambiarle el nombre de Ingenio de San Raimundo a Ingenio Nuestra Señora del Carmen (por normativa Europea debe llamarse “jugo concentrado de la caña de azúcar” en lugar de miel de caña).

 

Desde entonces hasta ahora la empresa sigue luchando para que no desaparezca esa herencia y que perdure la receta ancestral de la “MieldeCaña” de Frigiliana, con todos sus platos tradicionales, además de animar a la innovación en las nuevas generaciones.

 

Actualmente es la única fábrica de miel de caña que existe en Europa continental y es conocida mundialmente por su excelente Calidad Selecta.

la sociedad de la torre

Ingenio Nuestra Señora del Carmen

La sociedad De la Torre, fue fundada en 1928 al adquirir un Ingenio (fábrica) donde se elabora miel de caña desde 1630 y cambiarle el nombre de Ingenio de San Raimundo a Ingenio Nuestra Señora del Carmen (por normativa Europea debe llamarse “jugo concentrado de la caña de azúcar” en lugar de miel de caña).

 

Desde entonces hasta ahora la empresa sigue luchando para que no desaparezca esa herencia y que perdure la receta ancestral de la “MieldeCaña” de Frigiliana, con todos sus platos tradicionales, además de animar a la innovación en las nuevas generaciones.

 

Actualmente es la única fábrica de miel de caña que existe en Europa continental y es conocida mundialmente por su excelente Calidad Selecta.