Arropías

Ingredientes:

250 g Miel de caña
3 g Bicarbonato
30 g Aceite
Un poco de agua fria

Elaboración

Se calienta la “Mieldecaña” junto al bicarbonato y con un poquito de aceite en un cazo, se hierbe. Cuando está humeante se hace la siguiente prueba: se echa una gota de miel en un vaso de agua fría, si se solidifica formando una bolita, ya estará lista, si no, se sigue calentando. Una vez en su punto, retiramos el cazo del fuego y, dejamos enfriar un poco. Hay que aceitarse las manos y, con cuidado de no quemarse, tomar miel y estirarla y retorcerla conforme se va enfriando y poniendo rubia. Cuando está completamente fría, se corta y se puede ya comer.