Mieldecaña

lA MIEL DE CAÑA DE FRIGILIANA​

La “mieldecaña” de Frigiliana es un producto natural con textura melosa y sabor dulce, que proviene de la caña de azúcar (saccharum officinarum), planta que proviene del sudeste asiático.

Lleva en España desde principios del siglo VIII y en la actualidad en algunas regiones del litoral malagueño y granadino se pueden apreciar algunas pequeñas plantaciones.

Su nombre permitido por la legislación europea es JUGO CONCENTRADO DE CAÑA DE AZÚCAR. Es muy versátil en la cocina tradicional y moderna. Usada como edulcorante, ingrediente en salsas, aderezo en ensaladas, frituras, tempuras. Combina muy bien con lácteos y frutas ácidas y es indispensable en muchos platos típicos andaluces. También es muy usada como ingrediente medicinal.

Lleva fabricándose en Frigiliana desde 1630, y la última fábrica tradicional que queda en Europa Continental sigue fabricando este producto desde 1725 con la misma receta ancestral.

Anterior
Siguiente

CÓMO SE OBTIENE

Entre marzo y mayo se hace la zafra (se cortan las cañas, se hacen manojos o gavillas y se transportan) y una vez en el Ingenio las cañas pasan por los molinos donde se les extrae su jugo (guarapo) y se aparta el bagazo (restos de la caña estrujada). Posteriormente se cocina y se filtra de impurezas hasta conseguir la textura y el sabor deseado de nuestra receta ancestral.

En torno al 324 a.C. ​

Estrabón, en su libro Geografía refleja una afirmación que hace Nearco, un general de Alejandro Magno: “También afirma, en relación con las cañas, que producen miel aunque sin las abejas”.

Hacia los años 711-726 ​

La caña de azúcar fue llevada por los musulmanes desde Egipto a la Península Ibérica para su cultivo, porque para ellos la “mieldecaña” es hallal o sustancia pura.

En 1.493​

Cristóbal Colón, en su segundo viaje a las Américas se encargó de llevar la caña de azúcar al Nuevo Continente.​

Hacia el 1.630​

El quinto Señor de Frigiliana, Iñigo de Lara, repuebla la villa, fabricando nuevas casas, plantando cañas y estableciendo un trapiche (molino que extrae jugo a algunos productos) para las cañas.​

Anterior
Siguiente

propiedades

La “mieldecaña” del INGENIO NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN DE 1725, puede considerarse un superalimento, muy completo y natural. Al elaborarse a partir de la planta de la caña de azúcar mantiene muchos principios nutritivos fácilmente asimilables, como la Tianima (B1), Riboflavina (B2), Nicotinamina (B3), el Ácido Pantoténico (B5), Vitamina B6, Biotina (B8), Ácido Fólico (B9), Vitamina B12 y otros importantes minerales como el potasio, el calcio, el magnesio y el hierro. También cabe destacar que nuestra “mieldecaña” no está sulfurada. Todos estos nutrientes aportan a nuestra “mieldecaña” una infinidad de funciones. Ante la duda de qué edulcorante tomar, recomendamos nuestra “mieldecaña” ya que es un producto con un buen equilibrio en calorías y nutrientes que otros edulcorantes no aportan.

– La Vitamina B1 o Tiamina (0,03 mg / 100g) ayuda a las células del organismo a convertir carbohidratos en energía. La tiamina también juega un papel en la contracción muscular y la conducción de las señales nerviosas.

– La vitamina B2 o Riboflavina (0,04 mg / 100g) es importante para el crecimiento del cuerpo. Ayuda en la producción de glóbulos rojos. También ayuda en la liberación de energía de las proteínas.

– La Vitamina B3 o Nicotinamina (2,9 mg / 100g) se usa para tratar la diabetes y algunas afecciones de la piel, y está en estudio para el tratamiento de algunos tipos de cáncer. Es posible que aumente el flujo de sangre a las células cancerosas e impida la acción de ciertas enzimas que las células necesitan para reparar el daño al ADN.

– La Vitamina B5 o Ácido Pantoténico (0,22 mg / 100g) ayuda a convertir los alimentos que consumimos en la energía que necesitamos. Es importante para muchas funciones en el organismo, especialmente la fabricación y descomposición de las grasas.

– La vitamina B6 (0,02 mg / 100g) ayuda a producir anticuerpos, mantener la función neurológica normal, producir hemoglobina, descomponer proteínas o mantener el azúcar en la sangre en los rangos normales.

– La Vitamina B8 o Biotina (0,01 mg / 100g) Se usa para aliviar dolores musculares, el eczema, la dermatitis, la caída del cabello, uñas quebradizas. También ayuda a combatir la depresión y la somnolencia.

– La Vitamina B9 o Ácido Fólico (25 mcg / 100g) es muy común que se recomiende su ingesta a las embarazadas para la formación de ADN y ARN, que son las que protegen y trasladan la información genética a las células y permiten la regeneración de los tejidos. Además, contribuye en la formación de glóbulos rojos y la producción de nuevas proteínas.

– La Vitamina B12 (2 mcg / 100g) es importante para el metabolismo de proteínas. Ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central.

– El hierro (4,06 mg / 100g) es muy necesario para el crecimiento y desarrollo del cuerpo y ayuda a combatir la anemia.

– El potasio (602,10 mg / 100g) ayuda entre otros, al crecimiento de los músculos, a la producción de proteínas, al control de la actividad eléctrica del corazón, la regulación del nivel de agua en el organismo y la disminución de los efectos negativos del sodio.

– El magnesio (65,73 mg / 100g) regula la función de los músculos y el sistema nervioso, también los niveles de azúcar en sangre y la presión sanguínea. También ayuda a suavizar las heces, combatiendo así el estreñimiento.

– El calcio (271,80 mg / 100g) ayuda a formar y proteger huesos, así como a prevenir la osteoporosis.

Por tanto, elaboramos un producto natural, con nutrientes, que sirve como edulcorante, que es muy usado como reconstituyente para deportistas o personas muy activas, y además es un ingrediente versátil en cocina, pudiendo usarse en platos dulces, salados, para elaborar salsas o puede mezclarse con líquidos fríos.