Mieldecaña

lA MIEL DE CAÑA DE FRIGILIANA​

La “mieldecaña” de Frigiliana es un producto natural con textura melosa y sabor dulce, que proviene de la caña de azúcar (saccharum officinarum), planta que proviene del sudeste asiático.

Lleva en España desde principios del siglo VIII y en la actualidad en algunas regiones del litoral malagueño y granadino se pueden apreciar algunas pequeñas plantaciones.

Su nombre permitido por la legislación europea es JUGO CONCENTRADO DE CAÑA DE AZÚCAR. Es muy versátil en la cocina tradicional y moderna. Usada como edulcorante, ingrediente en salsas, aderezo en ensaladas, frituras, tempuras. Combina muy bien con lácteos y frutas ácidas y es indispensable en muchos platos típicos andaluces. También es muy usada como ingrediente medicinal.

Lleva fabricándose en Frigiliana desde 1630, y la última fábrica tradicional que queda en Europa Continental sigue fabricando este producto desde 1725 con la misma receta ancestral.

Anterior
Siguiente

CÓMO SE OBTIENE

Entre marzo y mayo se hace la zafra (se cortan las cañas, se hacen manojos o gavillas y se transportan) y una vez en el Ingenio las cañas pasan por los molinos donde se les extrae su jugo (guarapo) y se aparta el bagazo (restos de la caña estrujada). Posteriormente se cocina y se filtra de impurezas hasta conseguir la textura y el sabor deseado de nuestra receta ancestral.

En torno al 324 a.C. ​

Estrabón, en su libro Geografía refleja una afirmación que hace Nearco, un general de Alejandro Magno: “También afirma, en relación con las cañas, que producen miel aunque sin las abejas”.

Hacia los años 711-726 ​

La caña de azúcar fue llevada por los musulmanes desde Egipto a la Península Ibérica para su cultivo, porque para ellos la “mieldecaña” es hallal o sustancia pura.

En 1.493​

Cristóbal Colón, en su segundo viaje a las Américas se encargó de llevar la caña de azúcar al Nuevo Continente.​

Hacia el 1.630​

El quinto Señor de Frigiliana, Iñigo de Lara, repuebla la villa, fabricando nuevas casas, plantando cañas y estableciendo un trapiche (molino que extrae jugo a algunos productos) para las cañas.​

Anterior
Siguiente

propiedades

La “mieldecaña” del INGENIO NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN DE 1725, puede considerarse un superalimento, muy completo y natural. Al elaborarse a partir de la planta de la caña de azúcar mantiene muchos principios nutritivos fácilmente asimilables, como la vitamina B y otros importantes minerales como el potasio, el calcio, el magnesio y el hierro. También cabe destacar que nuestra “mieldecaña” no está sulfurada. Todos estos nutrientes aportan a nuestra “mieldecaña” una infinidad de funciones. Ante la duda de qué edulcorante tomar, recomendamos nuestra “mieldecaña” ya que es un producto con un buen equilibrio en calorías y nutrientes que otros edulcorantes no aportan.

-La vitamina B ayuda al proceso que hace el cuerpo para obtener energía (metabolismo).

– El potasio (6.021,00 mg / 100g) ayuda entre otros, al crecimiento de los músculos, a la producción de proteínas, al control de la actividad eléctrica del corazón, la regulación del nivel de agua en el organismo y la disminución de los efectos negativos del sodio.

-El calcio (2.718,00 mg / 100g) ayuda a formar y proteger huesos, así como a prevenir la osteoporosis.

-El magnesio (657,30 mg / 100g) regula la función de los músculos y el sistema nervioso, también los niveles de azúcar en sangre y la presión sanguínea. También ayuda a suavizar las heces, combatiendo así el estreñimiento.

-El hierro (40,60 mg / 100g) es muy necesario para el crecimiento y desarrollo del cuerpo y ayuda a combatir la anemia.

Por tanto, elaboramos un producto natural, con nutrientes, que sirve como edulcorante, que es muy usado como reconstituyente para deportistas o personas muy activas, y además es un ingrediente versátil en cocina, pudiendo usarse en platos dulces, salados, para elaborar salsas o puede mezclarse con líquidos fríos.